5 consejos para ayudar al sistema inmunologico esta temporada


Llegó el inicio de clases y el cambio de estación, el corazón de la temporada de resfriados, virus y gripas. Como padres, rápidamente aprendemos que esto viene con el territorio. ¡Muchos se resignan a ver a los niños con mocos, flemas y toses por lo menos la mitad del año! La buena noticia es que podemos hacer algo al respecto. Aquí les comparto 5 cosas que podemos hacer para ayudar a que su sistema inmunológico funcione correctamente, que son eficaces y fáciles de aplicar, con un poco de planificación.

1. Disminuir el azúcar

Cuando veo la cantidad de azúcar que consumen los niños hoy en día, de verdad me entristece. Hemos llegado a un punto en nuestra cultura donde la mayoría de los alimentos preparados o procesados ​​están cargados de azúcar. El azúcar no ofrece ningún beneficio nutricional y mientras que el valor diario recomendado de consumo para los niños es de 12-20 gramos dependiendo de la edad ¡El niño promedio consume más de 100 gramos!

La investigación demuestra repetidamente que el azúcar es un supresor inmune. Hace tiempo leí un artículo sobre una familia que había dejado el azúcar durante un año. Los resultados fueron notables, y se destacó principalmente la dramática disminución de los resfriados y los virus que los niños tenían ... a alrededor de cero. Mientras que estoy impresionada con la resolución de esta familia, me doy cuenta de que no es un compromiso de la mayoría de las familias están listas para hacer. Obviamente, esto no es fácil, y cada familia puede hacerlo cada vez mejor según dónde se encuentra, pero si mejorar la inmunidad de tus hijos te es importante, el paso número uno es tener cuidado con su ingesta de azúcar. ¿Dónde se puede reducir y cómo puedes comenzar a hacer algunos cambios razonables? Obviamente los dulces y caramelos se van, después los cereales de caja y las barritas o snacks y desde luego los jugos (aunque digan que tienen pura fruta). Incluso opciones que creemos sanas y están de moda como un açai bowl puede llegar a estar repleto de azúcar. Si tu hijo está consumiendo mucha azúcar, es importante disminuirla gradualmente. El azúcar es literalmente adictiva y se pueden experimentar síntomas reales de abstinencia como dolores de cabeza, cambios de humor y fatiga, por nombrar sólo algunos.

2. Cuidar el sueño

La mayoría de nosotros sabemos que es importante obtener nuestras 8 horas de sueño al día, pero pocos realmente lo hacen. Mientras hacemos un esfuerzo más concertado con nuestros niños, a veces nos quedamos cortos pues ellos necesitan considerablemente más horas que un adulto. Asegurarse de que los niños tengan suficiente sueño es vital para el desarrollo del cerebro, el comportamiento, la atención pero sobretodo la inmunidad. Por ejemplo, los niños de 3 a 12 años necesitan 10-12 horas de sueño total en un período de 24 horas.

Los niños están constantemente expuestos a un sin número de gérmenes patogenos, y su sistema inmunológico está siempre trabajando para combatirlos. Si el cuerpo se cansa, usa energía para controlar esa fatiga en vez de luchar contra los gérmenes. Entonces, terminan enfermos. Sin hábitos de sueño consistentes y regulares, perderás la batalla de inmunidad.

3. Comer algunos bichos (probióticos)

Alimentos como el yogurt, los tíbicos, el kefir o yogurt de búlgaros y el chucrut o sauerkraut contienen millones de buenas bacterias que ayudan a reemplazar los organismos patógenos de nuestro intestino. Cuando este reemplazo ocurre, un nuevo ejército interno está disponible para combatir los gérmenes.

Por desgracia, incluso una porción diaria de yogurt por lo general no es suficiente. A menos que tu hijo esté preparado para comer chucrut y tomar kombucha todos los días, probablemente no estará recibiendo suficientes organismos para reforzar su sistema inmunológico.

Por eso recurrimos a los probióticos, que son básicamente algunos de estos buenos bichos, encapsulados y al tomarlos con regularidad estos se instalan y se reproducen en el cuerpo de los niños protegiéndolos. Los probióticos tienen además otros numerosos beneficios, incluyendo ayuda para el estreñimiento o diarrea. Yo abro las cápsulas y les doy diariamente una pequeña cantidad en su fruta o ¡directamente en la lengua! Se pueden agregar a cualquier alimento frío.

4. Maximizar la comida

Hay una variedad de vitaminas y nutrientes que, naturalmente soportarán una inmunidad fuerte y bien regulada. Si tu hijo batalla para comer frutas y verduras y no consume fuentes de proteínas mas que queso y yoghurt, puede ser difícil incluir algunos de estos en su dieta. Los niños pickys o exigentes son todo un tema, pero incluso para los no tan exigentes, es posible que necesites algo de creatividad. Busca recetas aquí en la página y online para encontrar maneras ricas de incorporarlos en su dieta.

7 nutrientes que benefician el sistema inmunológico:

Vitamina A: Una vitamina liposoluble que es una potenciadora de inmunidad. Fuentes estupendas de esta vitamina incluyen el hígado de ganso, pato, pollo y res así como el aceite de hígado de Bacalao.

Existe un precursor de vitamina A que es beta caroteno, que abunda en camote, la calabaza de Castilla, las zanahorias, la espinaca, y la calabaza mantequilla. Maravillosos alimentos pero se necesita consumir mucha cantidad para alcanzar a producir niveles adecuados de esta vitamina.

Vitamina C: Un antioxidante increíble que ayuda a curar y restaurar el cuerpo. Algunos alimentos con altos niveles de vitamina C son: guayaba, frutas cítricas, melocotones, pimientos, moras, tomates, brócoli y papaya. Y el Camu-camu que ahora se consigue en polvo como un "súperfood"

Omega 3: Una cadena de ácidos grasos que soporta un sistema inmunológico saludable al aumentar los glóbulos blancos. Las grandes fuentes incluyen: Pescados de agua fría como salmón, sardinas, hueva de salmón, nueces de castilla, huevos, linaza, chia, semillas de calabaza y aceite de hígado de Bacalao.

Zinc: Un oligoelemento que soporta al menos 100 enzimas diferentes. Sólo se necesita en una pequeña cantidad, pero es fundamental para un sistema inmunológico saludable.

Encontrarlo en: caldo de pollo, carne de res, frijoles, carne de pavo, hígado.

Selenio: Un mineral encontrado en el suelo que tiene propiedades antioxidantes. Sólo necesitamos una pequeña cantidad de selenio en nuestra dieta y se puede encontrar en: Nueces de Brasil, Semillas de Girasol, Atún, Nueces, Salmón, Bacalao y Aves.

Bioflavonoides: Pigmento vegetal que produce grandes cantidades de antioxidantes. Se encuentran en las frutas y verduras de colores mas intensos como blueberries, pimientos, fresas, perejil, brócoli, coles de Bruselas, espinacas, mango y papaya.

5. Sol y Aire

Por último, pero no menos importante es pasar tiempo al exterior. Para recibir luz de sol que les permite alcanzar niveles adecuados de Vitamina D, indispensable para el buen funcionamiento de sistema inmunológico y para estar en contacto con esporas y organismos que ayudan a su cuerpo a prepararse para la nueva temporada y respirar aire fresco que fortalece sus vías respiratorias.

Claro que en internet puedes buscar remedios, aceites esenciales, hierbas, jarabes o extractos que pueden ser de ayuda, pero estos 5 pilares son muy importantes y suficientemente simples para poderlos aplicar.

  • Instagram Clean Grey
  • Pinterest - Grey Circle
  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey

© 2023 by The Plan. Proudly created with Wix.com