La salsa catsup que a todos nos encanta


A la mayoría de los niños les encanta la salsa catsup o ketchup, y muchos no se comen nada que no venga acompañado de este condimento.

Yo tengo la sospecha de que no es sólo el sabor, si no el hecho de "chopear" lo que les atrae en un principio. Ya después se acostumbran a que todo sepa así, o es adicción al azúcar lo que los hace necesitarla tanto.

Si bien no es recomendable ponerle salsa a todo lo que comen, hay algunas cosas, como las papas francesas, que simplemente no saben igual sin su catsup. Desafortunadamente la salsa de tomate comercial contiene hasta 4 gramos de azúcar en una cucharada, más que una galleta de chocochips (el limite recomendado por día son 12.5 gramos). Y lo peor es que usan jarabe de maíz de alta fructosa.

Hay varias recetas de salsa casera, pero hoy quiero compartir dos recetas muy especiales. La primera es una salsa fermentada que además de saber muy parecida a la ketchup normal, contiene probioticos vivos que ayudaran a poblar la flora intestinal de los niños. La segunda receta se hace sin jitomates, y es que los tomates pueden ser inflamatorios, alergénos e incluso contribuir al síndrome de intestino permeable. Hay quienes no pueden comer jitomate, y para ellos está receta hecha con otras verduras, es perfecto sustituto. De hecho, la salsa catsup, originaria de Asia, se hacia con diversas verduras. La que conocemos ahora, se empezó a hacer en Estados Unidos desde 1813 (desde luego que no con jarabe de maíz ni colorantes o espesantes.

Salsa Ketchup Fermentada

3 tazas de pasta de tomate

1/3 taza de miel cruda o 1/2 taza de miel maple

3 Tb de vinagre de sidra de manzana cruda

3 pequeños dientes de ajo, pelados y molidos.

6 cucharadas (1/4 de taza) de jugo de sauerkraut (preferido) o suero de leche (el suero líquido de yogurt o kefir)

1 cucharadita de sal de mar finamente molida.

3 cucharadas de salsa de pescado

Pizca de paprika

Pizca de pimienta gorda en polvo

Combinar todos los ingredientes en un tazón (si se usa un frasco mason, puedes ahorrarte los platos sucios mezclando todo directamente en el frasco). Revolver bien para combinar.

Llenar el frasco asegurándose de que la parte superior de la salsa de tomate esté a 2.5 cms por debajo de la parte superior del frasco. Con una toalla de papel, limpiar bien la parte superior del frasco, dónde no hay ketchup. Poner la tapa en el frasco y dejar a temperatura ambiente por 3 días; Luego pasar al refrigerador. Se conserva hasta por 6 meses.

Para tener una consistencia mas parecida a la ketchup "normal", mezclar con la cantidad de agua necesaria, después de la fermentación.

En mi casa la pusimos en un envase vacío de salsa comercial, para que los niños sientan menos la diferencia.

Salsa Ketchup sin Tomates

2 zanahorias peladas y picadas en cuadritos

1/2 taza de betabél pelado y picado en cuadritos

1/2 taza de cebolla picada finamente

2 palitos de apio picados

2 cucharaditas de vinagre de cidra de manzana

2 cucharaditas de miel maple

1/2 cucharadita de sal de mar

2 dientes de ajo pelados

pizca de clavo en polvo

1 cucharadita de salsa de pescado

En una olla colocar las zanahorias, betabél y apio y cubrir apenas con agua. Poner a cocer a fuego lento hasta que estén muy suaves (aprox. 40 minutos). Saltear la cebolla en un sartén con aceite de oliva durante 7 a 10 minutos hasta que esté transparente. Poner las verduras cocidas con la cebolla y el resto de los ingredientes y moler en la licuadora. Probar la salsa y agregar jugo de limón, si es necesario.

  • Instagram Clean Grey
  • Pinterest - Grey Circle
  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey

© 2023 by The Plan. Proudly created with Wix.com